Consejos

Alertas en las relaciones amorosas

Las relaciones amorosas son vínculos afectuosos, son oportunidades de dar y recibir amor en sus diferentes maneras. Además de esto en todo tipo de relación se atraviesa por ciertos problemas que pueden superarse sin embargo existen ciertas alertas negativas que te ayudaremos a identificar en este artículo.

Alertas negativas

Si bien es cierto que toda pareja pasa por altos y bajos hay ciertas cosas alarmantes como hechos o actitudes importantes que pueden representar un problema serio en la relación incluso pueden causar una separación en definitiva.

Estas son las señales de alarmantes que indican serios problemas en la relación amorosa:

La desconfianza y la pérdida del respeto

Estos se consideran pilares de las relaciones amorosas si estos se pierden en imposible considerar real u honesto a la pareja. Si todo en la relación se basa en mentiras, secretos y faltas de respetos es posible que no se sostenga el vínculo amoroso por mucho tiempo.

Cambios de personalidad

Si alguno de los dos se ve obligado a cambiar su personalidad, su forma de ser o comportarse frente a los demás porque al otro no le agrada es una clara alerta de que algo va mal. Este hecho solo termina por hacer daño y conduce a la separación.

Intimidad complicada

Si es frustrante, aburrido o resulta incómodo estar en intimidad con tu pareja es una señal de alerta, la conexión cuando están solos es un factor importante para fomentar el vínculo amoroso. No solo se trata de lo físico sino de lo emocional.

Choque de ideales continuos

Si al expresar sus ideas siempre hay puntos de quiebre o contradictorios que terminan en discusiones es señal de problemas, no se trata de solo compatibilidad y cosas en común sino de comprensión y aceptación para llevar una relación en armonía.

Alarmas que indican una relación toxica

Las relaciones amorosas pueden tornarse toxicas cuando aparecen ciertas conductas en la pareja que son claras señales de alerta y que debes considerar para alejarte:

  • Querer aislarte socialmente.
  • Celos irrelevantes.
  • Controlar todo a tu alrededor.
  • Discusiones que terminan en ofensas y agresividad.
  • Querer cambiar tu personalidad.
  • Impedir que realices actividades que te gustan.
  • Que te compare con otras personas.
  • Querer manipularte.
  • Cambios de humor continuos.
  • Acoso y abuso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *